Aquí tienes nuestra receta vegana para disfrutar de una deliciosa y sana hamburguesa de tofu, quinoa y brócoli. Con estas proporciones, obtendremos más de 10 hamburguesas: ideales para una fiesta, o para congelar y cocinar en otro momento.

INGREDIENTES

[bs_icon name=”glyphicon glyphicon-chevron-down”] Una cabeza de brócoli mediano.

[bs_icon name=”glyphicon glyphicon-chevron-down”] 20 g. de quinoa hinchada (si utilizas quinoa normal, tendrás que cocerla primero el tiempo que indique en el paquete)

[bs_icon name=”glyphicon glyphicon-chevron-down”] 180 g. de tofu.

[bs_icon name=”glyphicon glyphicon-chevron-down”] Media cebolla.

[bs_icon name=”glyphicon glyphicon-chevron-down”] Un ajo.

[bs_icon name=”glyphicon glyphicon-chevron-down”] Un pimiento rojo mediado.

[bs_icon name=”glyphicon glyphicon-chevron-down”] Aceite de oliva.

[bs_icon name=”glyphicon glyphicon-chevron-down”] Pan rallado.

[bs_icon name=”glyphicon glyphicon-chevron-down”] Una… pizca de pimienta negra.

[bs_icon name=”glyphicon glyphicon-chevron-down”] Una pizca de ajo en polvo.

[bs_icon name=”glyphicon glyphicon-chevron-down”] Una pizca de albahaca.

 

PREPARACIÓN

Puede que la primera hamburguesa no te salga perfecta, pero es cuestión de práctica. Sigue los pasos por orden y no tendrás ningún problema, ¡Adelante!

1. Comenzaremos hidratando la quinoa en un bol que abundante agua.

2. A continuación, ponemos a hervir en una olla todo el brócoli, previamente lavado y cortado. Lo dejamos en la olla hasta que esté bien cocido (cuando se pueda atravesar fácilmente con un tenedor)

3. Ahora picamos bien la cebolla, el pimiento y el tofu, lo volcamos en el vaso de la batidora y lo batimos para que quede lo más triturado posible. Escurrimos la quinoa, la añadimos al resto de verduras, y volvemos a triturar. Pasamos esta mezcla a un bol grande.

4. Cuando el brócoli esté hecho, lo retiramos de la olla, lo escurrimos y lo pasamos al vaso de la batidora. Cuando esté triturado, lo llevamos al bol junto con la cebolla, el pimiento, el tofu y la quinoa.

5. Mezclamos todo y añadimos la sal, la pimienta negra, la albahaca y el ajo en polvo al gusto. Lo bañamos todo con un chorrito largo de aceite de oliva y mezclamos. Añadimos también 1/3 de vaso de pan rallado para facilitar el manejo de la mezcla, que ha de quedar lo más homogénea posible.

6. Humedecemos las manos con agua y cogemos una porción de la mezcla, hacemos una bola, la aplastamos y la empanamos. En este punto, hay que tener en cuenta que la hamburguesa tiene que quedar apretada, si no, se nos deshará al freírla, así que aplánala con fuerza. Si tienes tiempo, mételas 30 minutos en el congelador: esto compactará las hamburguesas y freírlas será aún más fácil.

7. En una sartén, ponemos un chorrito largo de aceite, y añadimos el ajo pelado entero; cuando esté caliente, y el ajo empiece a freírse, dale la vuelta y retíralo: habrá dejado una deliciosa esencia en el aceite. Ve friendo las hamburguesas, dándolas la vuelta con una espátula, con cuidado para que no se rompan.

8. Tuesta un poco el pan de hamburguesa en el tostador y añade espinacas en hoja, rodajitas de tomate, rúcula… y tus salsas favoritas, añade las hamburguesas, ¡y listas para comer!

9. Consejito… si coges un par de espárragos verdes, unas rodajitas de berenjena, calabacín y champiñones, y las haces a la pancha con un chorrito de salsa de soja y unas semillas de sésamo, ¡le darán un toque espectacular!

Ahora ya solo queda disfrutarla en un a buena compañía ¡Viva la vida sana!

 

logo_new_BDDB_200px